domingo, 6 de junio de 2010

Ojos que no ven

Despues de todo podrian tener anillos en los dedos, pero no serviria de nada. Podrian ser fieles como perros, pero seguiria siendo en vano, todo, liquidado de una vez hundiendose en la cañeria sucia, todo eso que justificaria ser fieles y tambien todo lo que nos pondria los anillos en los dedos.

-Pero de tanto caminar en circulos ya no estamos perdidos y eso es lo triste.

Y si Lia era la que tenia que dar el paso? y si toda su hijita y toda su nena de adentro, las dos en realidad, a las dos que tenia que cuidar, a la de las entrañas y a la de los recuerdos, si ambas se alejaban y se conseguian otra historia?

-NO habia una vez -recito mirandose la barriga, como contando un cuento de cuna. -un mundo sin ojos. Un mundo que no habia una vez en realidad, que solamente lei en un libro una vez, y en ese mundo sin ojos, barriguita, la libertad ERA fiebre, como dice la cancion.
En ese mundo que dificil era ver, aun teniendo ojos, porque las cosas que pasaban nadie podia denunciarlas, porque no habia forma de verlas, porque a las espaldas de las mismas espaldas sucedian los horrores mas libres, las libertadas mas horrorosas. Y no hubo un dia (pero si lo hubo en realidad en ESE mundo literario, vos no entenderias barriguita, solamente quiero que entiendas de que se trata este cuento lindo lindo) en que todos volvieron a ver y sabes que paso barriguita? ya nadie queria ver, todos querian volver a ser ciegos y asi hicieron un culto de la ceguera y taparon el arte que entraba por los ojos y dejaron de mirarse el alma, las pupilas, dejaron de vestirse por colores, de usar rimel y tintura, dejaron de verse desnudos y de tapar pudores, dejaron de verse, a ellos y a los demas, dejaron de vernos a nosotras tambien, barriguita, porque no podian concebir que nosotras los mirasemos. Algunos se arrancaban los ojos, otros por cobardia simplemente se ataban vendas o ponian parches.
Hasta que se acostumbraron a no ver, y no vieron tanto tanto que al final los ojos ya de nada servian, y la gente nacia sin ojos, y la humanidad ya no tenia verguenza de si misma porque no podia verse. En una de esas tambien nosotros nacimos sin ojos y ni cuenta que nos damos por estar acostumbrados, porque como dicen en la cultura popular "ojos que no ven, corazon que no siente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Mentira.. tiene?.. patas cortas.
Lia No era petiza.. era?.. mentirosa.
-Que te pasa nena? estas chorreando.
-Ves que sos un idiota Lorenzo, estoy llorando, ni eso podes respetar? llorando para ver si puedo lavarme un poco el alma.
-Es que no te entiendo, sera que yo me lavo el alma con mate, che..