domingo, 16 de mayo de 2010

hijita chiquita con tinta de tiza

Para entonces eramos de lana calentita y Lia ya no sentia amor. Todo el amor que habia sentido antes parecia que se difuminaba, era un amor pintado con acuarelas, con marcadores para chicos, con tiza. Un amor escrito en tiza!!

No queria eso, queria sentir amor, el amor que sentia por sus criaturas. Y pensaba que quizas en otro lugar tendria mas fuerzas para afrontarlo, para dejarse llevar, en un lugar con costumbres totalmente distintas.
Para ese momento los hijos de los hijos de los monstruos que habia sido capas de engendrar Lia desde el otro extremo de su vientre se multiplicaban por quien sabe donde mientras otro alguien se acercaba a los sueños de Lia.
El señor de las piernas cruzadas, del reino de los sentados. Aldrey, que media 2 metros (sentado) habia de pronto decidido entrometerse. Por supuesto que dicho señor no era mas que otro hermoso sombrero para la cabeza de Lia, que admiraba los limites de su propia creacion.
El señor de las piernas cruzadas venia de un lugar donde nadie se habia parado antes.
Los nacimientos, los coitos, la limpieza y el aprendizaje, todo, se hacian de sentado.
Por suerte Aldrey habia heredado una alfombra hermosa donde nacer, crecer y reproducirse, de forma bastante peculiar en aquel lugar, ya que la gran parte de sus habitantes recibian el esplendido sillon que habia sido de su padre, en todo caso la herencia siempre consistia de una silla, un sillon, un banquito, un trono, entre otras cosas imaginables, pero era dificil encontrar, entre tanta competencia de sillas bordadas y sillones dorados, una alfombra como en los viejos cuentos de oriente.
Asi le contaba Aldrey que el unico momento en que un hombre, y solo el hombre, se ponia de pie en aquel reino, aunque eso lo sabia ya bien Lia, era en aquel que el padre le entregaba a su hijo el hermoso legado de sus "pies".

Que hermoso, ahora si Lia sabia que iba a ser ella quien se pondria de pie para recibir a su hija.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Mentira.. tiene?.. patas cortas.
Lia No era petiza.. era?.. mentirosa.
-Que te pasa nena? estas chorreando.
-Ves que sos un idiota Lorenzo, estoy llorando, ni eso podes respetar? llorando para ver si puedo lavarme un poco el alma.
-Es que no te entiendo, sera que yo me lavo el alma con mate, che..