martes, 5 de abril de 2011

Otra carta mal escrita que fue a dar a la basura (o a la papelera de reciclaje)


Si el amor este, que me derriba, que me quema las entrañas como una hornalla, se fuera, así de golpe, de golpe como se te fue a vos Lorenzo, entonces ahí empezaría a ser la mala persona que crees que soy. (El destino es maldito, la vida te empuja, te empuja, te empuja. Y si no obedeces te saca las cosas igual, de formas -deformas- todavía mas dolorosas y conflictivas). Entonces, si el amor este que me prohíbe vivir, que no me deja respirar, se va, que hago? Te pregunto ¿Qué hago Lorenzo? Decime vos, que tenes siempre las respuestas mas racionales. Si ya no queda mas nada para decir ¿porque sigo hablando verborragicamente? Si ahora me voy a acostumbrar a alguien mas, eso seguro, hay fila de presentes que quieren ser futuros. Y si yo ya no te quiero. Si ya no te quería hacia un tiempo. Fuiste divertido Lorenzo. Fuiste mas que divertido. La nena chiquita de tiza te va a extrañar, mi nena chiquita, la que creaste en mi, la de la pancita. Pobre la nena chiquita huerfanita de padre. Los embarazos psicológicos son trágicos, los tambores, el tuétano, el caracú, el cucú del coco.. cuuu cuuu!!

Carta nefasta. Criatura de Dios (del con mayúscula). Entonces podemos seguir? Todo esto para hacerte creer que soy fuerte. Seguimos con amor o sin nada? derribando las cabezas de lo primero que encontremos para derribar, llorando los llantos de Oliverio Girondo (llorando como un cacui), llorando yo, porque a lo que se refiere a llanto vos no sos muy asiduo. Al final soy la que mas está sufriendo -No te victimices, no hables de pasado, no revuelvas el guiso, ni intentes convencer-. Entonces, yo sufro, hoy, de enfermedades horribles. Sufro de culpa (algún día vas a entender que sos también bastante culpable) de depresión, de anorexia, de chuchos de frio, sufro una enfermedad extraña también, puedo besar a otro hombre. Me di cuenta que puedo besar a otro hombre, que soy una mujer. Perdón la sincera brutalidad, vos querías esto. Puedo besar a cualquiera, puedo hacerlo te lo juro, pero sin sentir nada, puedo ser otra vez una persona aparte, pero rengueo, estoy realmente cercenada.

Alguien me explico algo de los escalones una vez Lorenzo, y me acorde de vos, me vino a la cabeza, como el sueño de la otra noche, que después te lo voy a contar. Algo de que uno esta muy arriba y el otro muy abajo, y a medida que subimos o bajamos vamos perdiendo gente, amigos, parejas, esas cosas. Alguien de los dos subió mucho, escaló los tramos de la vida que le quedaban mientras el otro lo miraba. No tengo nada contra los escalones, pero cada vez que últimamente veo una escalera me dan nauseas y me imagino un Lorencito con los brazos mutilados, me asusta, me da pánico, como te paso a vos cuando escuchaste lo de la chica que se tiro abajo del tren en el barrio de Flores. Y en cuanto al sueño, la otra noche se me hizo la cabeza un charco (un plato de sopa), porque soñé que la barriguita tenía otro padre, la chiquita, la nena de tiza, iba conmigo y con otro hombre. No le vi la cara, perdón, no puedo decirte eso (pero no te estoy mintiendo eh!), simplemente tenia otro padre que no eras vos y él la sacaba a pasear y le contaba cuentos. Era un poco triste, porque el padre sos vos, por mas que no quieras reconocerla ni quererla más.

Yo soy asi, me di cuenta, no soy las barrabasadas que decís vos, no soy una callejera, pero las personas somos mas complejas que eso que vos pensás que somos. Tenemos vericuetos, sabes? Tenemos días con el coco limpio y días con el coco revanado. Es feo estar en el borde de la pileta y caer al agua porque te empujan, uno no ofrece resistencia, uno se puso a mirar las hojitas al filo de la caída, pero vienen de atrás y lo empujan a uno. Y entonces la nena tonta tiene la culpa por acercarse mucho, pero el que me empujo de atrás también!! Si me tiraron, no me dieron tiempo a correr hacia atrás, somos inmensamente culpables de caernos al agua. Y ahogarnos, porque no sabemos nadar en estas aguas. Uno aprende a remar y a pedir perdón, pero nos ahogamos igual. Ya no nos queremos? Desde el día aquel, y mas atrás capaz, que ya no nos queremos? Que vos ya no me queres (Yo te quiero Lorenzo, horrores, porque asusta lo que te quiero), porque te aburriste, te cansaste de mi, y por suerte apareció esto, aparecí yo con todo mi disfraz de persona y te di una forma de escapar, un medio de transporte.

Hoy creo haber entendido un poco, sabes Lorenzo, los motivos de todo esto. Ahora creo que ninguno de los dos nos quisimos lo sufiente, sí nos queríamos, pero no lo suficiente. No nos queríamos tanto de hecho como pensábamos. Yo por lo que hice, por no saber aguantarte, por no poder ser un poco mas fuerte pensando en vos. Vos por no saber perdonarme, por no aceptar mis errores, por no hacerme sentir viva, por dejarme cargar sola las mochilas. Ahora eso no importa, vas a decir (te escucho como si estuvieras en el tubo del teléfono otra vez, por ultima vez) pero de hecho creo que es AHORA cuando importa, porque después va a ser futuro y vamos a recordar limpio pero inexistente; y antes ya existió, el pasado se tiró del balcón y no vamos a poder atraparlo si ya esta desplomado en el piso. Yo no supe aceptarte como eras, ya lo se, y vos no aceptaste de mi nada de lo que te di. Es como si en estos momentos entendiera que somos el uno para el otro. Pobre Lorenzo, no quise lastimarte, pero al final yo tengo un tajo igualito al tuyo en el fondo, bien grande y sangrando en el pecho.

Lía recortaba y pegaba citas. Para no sentirse tan sola.

Cuando vayan mal las cosas, como a veces suelen ir,

cuando ofrezca tu camino, solo cuestas que subir,

cuando tengas poco haber pero mucho que pagar,

y precises sonreír cuando tengas que llorar.

Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir

cuando ofrezca tu camino solo cuestas que subir,

cuando ya el dolor te agobie y no puedas ya sufrir

descansar acaso debes pero nunca desistir.

Tras las sombras de la duda, ya plateadas ya sombrías

puede bien surgir el triunfo, no el fracaso que temías,

y no es darle a tu ignorancia figurarse cuan cercano

puede estar el bien que anhelas, y que juzgas tan lejano

lucha, lucha pues por mas que tengas en la brega que sufrir

cuando todo este peor, mas debemos insistir.”

(Rudyar Kipling)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Mentira.. tiene?.. patas cortas.
Lia No era petiza.. era?.. mentirosa.
-Que te pasa nena? estas chorreando.
-Ves que sos un idiota Lorenzo, estoy llorando, ni eso podes respetar? llorando para ver si puedo lavarme un poco el alma.
-Es que no te entiendo, sera que yo me lavo el alma con mate, che..