martes, 16 de noviembre de 2010

Pre-print

A veces me resigno, simplemente me resigno, porque no tengo mejores palabras, mejores cosas que hacer, amores mas lindos para soñar. Antes soñaba un montón, que vergüenza, si Lorenzo me miraba, si Lorenzo se acercaba, si tal cosa, si tal otra, Lorenzo era un sueño cuando era inalcanzable, cuando no lo sentía cerca, cuando no le podía o

rdenar que venga y me acaricie la cara, que venga y me mire, me quiera, se asome, cuando tenia que inventar, que ser creativa, porque no le podía preguntar si me amaba, era ilógico, además me daba miedo la respuesta. Ahora no me asusta, sé que me ama y me aburre, pero le pregunto igual, no para saberlo yo, para que él lo sepa, por las dudas, para que no se olvide. Suena un poco egoísta, no? No se, todos somos egoístas, malcriados, caprichosos. No me voy a poner a llorar, digo, pero si me dice que no sabe, si duda si me quiere me pongo a llorar, no me importa, pero me pongo a llorar igual, para darle culpa, para que se le retuerza la conciencia (y la inconsciencia también, si es que tiene tiempo) como un trapo. –Que se joda! –Mal hablada!! –Que se joda por poco etéreo, que se joda por no calificar como musa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Mentira.. tiene?.. patas cortas.
Lia No era petiza.. era?.. mentirosa.
-Que te pasa nena? estas chorreando.
-Ves que sos un idiota Lorenzo, estoy llorando, ni eso podes respetar? llorando para ver si puedo lavarme un poco el alma.
-Es que no te entiendo, sera que yo me lavo el alma con mate, che..